De higos a brevas, larga las lleva

Mermelada de higos 003Seguro que habéis escuchado esta expresión, ¿sabéis de dónde viene? La higuera es un árbol que en primavera da como primera cosecha las brevas y como segunda, en otoño, los higos. Por eso se toma el periodo de higos a brevas cuando nos referimos a un largo periodo de tiempo.


Te estarás preguntando por qué tienen distinto nombre si nacen del mismo árbol. Aunque nutricionalmente son iguales y proporcionan los mismos beneficios, la diferencia está en la maduración y en el tamaño. Las brevas, las primeras, son más grandes, tiernas, jugosas, pero menos dulces que los higos.

¿Y por qué os traigo hoy este post? Para que descubráis que a parte de ser muy ricos nutricionalmente, tienen muchas propiedades para nuestro organismo.

¿Qué nos aportan? Tienen gran cantidad de agua, importante para la hidratación del organismo. Fibra para mejorar el tránsito intestinal y disminuir los niveles de colesterol malo en sangre. Y destaco un alto contenido en hidratos de carbono, por eso hay que tomarlo cuando realmente lo vaya a quemar nuestro organismo. Es interesante en personas con un alto desgaste físico (deportistas) o intelectual (estudiantes), o para los que necesiten un buen aporte de energía celular como embarazadas, lactantes, niños en época de crecimiento o adolescentes. Aunque a nadie le amarga un dulce, no?

¿En qué nos ayudan? Su gran contenido en agua hace que el cuerpo esté hidratado por un lado y por otro que los riñones estén funcionando por su acción diurética. Nos ayudan a lidiar contra el envejecimiento de las células por sus vitaminas antioxidantes A y C, y el mineral selenio. Éste además ayuda al correcto funcionamiento del sistema inmunitario y de la tiroides (fundamental para el metabolismo). Otros minerales que contienen son el potasio para las afecciones del corazón e hipertensión, el calcio para los huesos y el hierro para la anemia. Recordad que para que el cuerpo absorba el hierro de los vegetales debemos combinarlo con alimentos que contengan vitamina C. Además son de digestión fácil, evitan el estreñimiento y suavizan las mucosas tanto del tracto intestinal como de las vías respiratorias.

Con tantos beneficios nutricionales y medicinales estaréis pensando en cómo cocinarlos. Se pueden consumir tanto frescos como secos. Lo único que hay que saber es que los desecados tienen los nutrientes más concentrados al no estar diluidos en agua, por lo que su potencial aumenta. Esto es muy positivo nutricionalmente, pero no calóricamente. Así que si os gustan secos consumirlos de forma moderada.

He encontrado unas recetas que os dejo a continuación, para que las utilicéis dependiendo del momento del día, aunque seguro que encontráis más o incluso los más arriesgados innovarán :

  • Desayuno: confitura especiada de higos y nueces.
  • Aperitivo: tostadas de hojaldre con higos.
  • Para comer o cenar: pizza de queso fresco de cabra, higos y miel; ensalada de higos crujientes y queso azul; calabaza especiada con berenjena, higos y miel.
  • Como acompañamiento a carnes, quesos o fiambre: higos confitados al Oporto.
  • Postre: tarta de higos, miel y almendra.

Higos y BrevasY hablando de innovaciones,  ¿habéis oído hablar del caviar de brevas? Sí, sí, el primer caviar de frutas elaborado por el Cocinero del Año en 2014 Joaquín Baeza. Al ser un fruto típico del mediterráneo y en plena temporada de las brevas (o bacoras) se quiso homenajear a las tradicionales Hogueras de San Juan. Como bien dicen: “es una receta insólita que conserva el aspecto y la textura del caviar ruso, pero que sorprende por el aroma y el dulzor característico de las brevas”.

Recapitulando, como en primavera y en otoño las temperaturas no son nada estables, si queremos tener a nuestras defensas preparadas, no dudes en tenerlos cerca. Si hemos llegado tarde y nos  hemos constipado, estamos con mucha mucosidad o incluso con bronquitis, no dejéis de tomarlos porque nos aliviaran mucho al ser expectorantes, calmando la tos y suavizando las mucosas. Lo mismo que para las mucosas respiratorias, para las gástricas, así hacen de protector estomacal frente a los desajustes de los jugos gástricos o a la temible acidez o reflujo. Si padeces de estreñimiento es un buen aliado, ya que evita que se acumulen residuos en nuestro intestino que favorecen  la aparición del cáncer de colon. Y si te gusta el deporte, a parte de dar energía, es antirreumático,  por lo que es muy bueno para las  articulaciones.

¿Aún no te han entrado ganas de tomarte uno? Espero que este post te haya despertado la curiosidad y si eres consumidor, ahora los disfrutarás todavía más.

Hasta el próximo artículo 😀

2 comentarios sobre “De higos a brevas, larga las lleva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s